Perspectivas actuales en la asistencia sanitaria al adulto mayor

Perspectivas actuales en la asistencia sanitaria al adulto mayor

Hoy en día resulta cierto que la práctica geriátrica, con su sistema exhaustivo de cuidados a los pacientes más viejos, se está convirtiendo en una poderosa estrategia para los sistemas sanitarios que enfrentan el reto del envejecimiento humano. Este último es un proceso poco comprendido biológicamente, que influye en la expresión clínica de las enfermedades y en la recuperación más torpe de las mismas, pero que por sí mismo no es una enfermedad ni un indicador de deterioro inevitable. Por el contrario, la gran mayoría de las personas de edad siguen estando en buenas condiciones físicas hasta bien entradas en la vejez. Además de poder realizar las tareas cotidianas, siguen desempeñando un papel activo en la vida comunitaria. La conservación del máximo nivel de capacidad funcional es tan importante para las personas de edad, como el verse libres de enfermedades.

La geriatría ha madurado como especialidad, convirtiéndose en una disciplina de campo amplio, con contenido integral, de acción multidisciplinaria y coordinadora de la asistencia al adulto mayor desde la gerencia y la organización, hasta el servicio. Sin embargo, está claro que la estrategia actual y futura para enfrentar el reto del envejecimiento no puede ser únicamente la de formar geriatras, lo cual resultaría idílico, sino también la de dotar a las demás especialidades médicas de los atributos y enfoques de la geriatría con una actitud coherente ante la persona de edad avanzada y que el "enfoque geriátrico" se generalice y desarrolle en los servicios, en la docencia y en la investigación. Este proceso, denominado "geriatrización" de los servicios permite, a la vez que se va ganando tiempo a la carrera del envejecimiento demográfico, adecuar los recursos materiales y humanos a las necesidades del envejecimiento, lo que resulta más económico en comparación con la formación de nuevos recursos, que consume tiempo y dinero.

La geriatrización consiste en ajustar la atención sanitaria que se brinda en los servicios tanto comunitarios como hospitalarios, de acuerdo con las necesidades crecientes de la población que envejece, utilizando las estructuras y tecnología ya instaladas, lo que trae aparejada una gran dosis de capacitación continuada del personal que ahí labora y que incluye a los profesionales, los técnicos y los auxiliares.

 

Fuente: https://www.scielosp.org/article/rpsp/2008.v24n4/288-294/es/


« Volver a Notas