Hacia el tercer dividendo demográfico

Hacia el tercer dividendo demográfico

Los países deben adaptarse al envejecimiento de sus poblaciones, reformar los sistemas de protección social y de salud, que incluyen pensiones, atención sanitaria, prestaciones sociales y de cuidados a largo plazo, fomento del trabajo entre los que lo deseen y tengan capacidades, aumento de la participación en el mercado laboral y la productividad, incluyendo iniciativas para el aprendizaje durante toda la vida.

Llamamos dividendo demográfico a aquel relacionado con el porcentaje de población activa y cómo esa estructura afecta el crecimiento económico. El primer y segundo dividendo demográfico tienen tres mecanismos, uno es el aumento de población en condiciones de trabajar, por ejemplo los hijos del llamado “Baby Boom”, ocurrido en varios países post guerra, entre 1945 y 1964, esta generación tiene mejor salud y educación. El segundo mecanismo es el aumento de la capacidad de ahorro prejubilatoria. El tercero es el aumento del capital humano. El primer dividendo demográfico constituye un beneficio pasajero, se trata del aumento de la población joven, el segundo consiste en mantener la productividad. La proporción de personas entre 15 y 64 años (población en edad de trabajar) alcanzó su máximo en 2012 y actualmente está comenzando a descender. La etapa posterior al segundo dividendo demográfico consiste en el descenso de la tasa de fertilidad, debajo de los niveles de reemplazo, ha disminuido el porcentaje de población en edad de trabajar y el porcentaje de los adultos mayores es de los más altos. si aumentan sus niveles de ahorro e inversión, los países en esta etapa, pueden aún cosechar el segundo dividendo demográfico.

 

Fuente: http://www.sagg.org.ar/wp/wp-content/uploads/2017/12/RAGG-12-2017.pdf


« Volver a Notas